sitio web

Existe una batalla constante contra las enfermedades en operaciones de becerros. De un lado de la escala es la inmunidad, o la habilidad del becerro de combatir contra las enfermedades. Del otro lado es la carga de patógenos, o la cantidad de bacterias y virus que causan enfermedades que se presentan a los becerros. Si la carga de patógenos es más baja en el lado derecho, la habilidad de combatir enfermedades en el lado izquierdo aumenta. La función del sistema inmunológico de los becerros es una diferencia principal entre una operación productiva de becerros o no productiva. El sistema inmunológico previene la entrada en el cuerpo de organismos que causan enfermedades y elimina estos organismos después de que éstos hayan traspasado los mecanismos principales de defensa. El mantener la integridad de las superficies mucosas y el reducir el nivel de exposición del becerro a patógenos en el medio ambiente se pueden lograr mediante la gestión adecuada.

La terapia inmune para los becerros recién nacidos

La medicina es la ciencia de enfermedades y la nutrición es la ciencia de salud. La función realzada del sistema inmunológico maximiza el estado de bienestar para mejorar el crecimiento y el desempeño.

Los becerros nacen con un sistema inmunológico subdesarrollado, el cual es lento para responder a los patógenos. Los modificadores de respuesta biológica activan la inmunidad en menos de 24 horas.

El becerro es vulnerable a las enfermedades para un período de tiempo significativo en un punto crucial de su desarrollo.

La competencia inmune se define como la habilidad de defenderse contra los parásitos y microbios potencialmente peligrosos.

Los modificadores de respuesta biológica causan un estado general de vigilancia inmunológica realzada al ayudar a las células inmunológicas a reconocer los antígenos relacionados con las enfermedades infecciosas.

Establecer un microbioma saludable del intestino

Desde el momento en que el becerro se expone al canal vaginal, la microbiata empieza a habitar sobre la piel, el sistema respiratorio y el sistema digestivo del becerro.

Las barreras mucosas y la microbiata que se desarrollan en los becerros pueden ser los factores claves para prevenir enfermedades respiratorias y entéricas.

El 70 % del sistema inmunológico en el intestino. El intestino es la primera línea de defensa del sistema inmunológico del becerro.

La ingeniería del microbioma: administra una dosis alta de cepas diversas de un suplemento probiótico y prebiótico lo más temprano posible para establecer el microbioma intestinal adecuado.