sitio web

La neumonía es una de las enfermedades más comunes que se exhiben en los becerros lecheros desde el nacimiento hasta el destete. El diagnosticar, tratar y prevenir la neumonía es muy importante para las granjas lecheras. La neumonía también es una enfermedad donde necesitas escuchar a muchos consejos de tu veterinario para tratarlo bien. La enfermedad respiratoria bovina (BRD en inglés), también conocida como fiebre de transporte (shipping fever en inglés) o neumonía, es un problema significativo para las becerras lecheras de remplazo. Según los reportes del Sistema de monitoreo de salud animal nacional (NAHMS en inglés), el 18.1 % de becerras lecheras experimentaron una enfermedad respiratoria (USDA 2012), pero los problemas respiratorios constituyeron el 22.5 % de las muertes en becerras antes del destete y el 46.5 % en becerras después del destete (USDA 2010). Eso significa que las enfermedades respiratorias son la mayor causa de las muertes de becerras después del destete.

Los patógenos respiratorios bacterianos son la pasteurella multocida, la pasteurella hemolítica, el corynebacterium pyogenes, el mycoplasma dispar y el hemophilus somnus.

Los patógenos respiratorios virales incluyen la rhinotraqueítis infecciosa bovina (IBR en inglés), virus 3-parainfluenza (PI-3), virus sincitial respiratorio bovino (BRSV en inglés) y diarrea de virus bovino (BVD en inglés).

Signos de neumonía

La mayoría de los becerros que tienen neumonía tendrán fiebre (temperatura rectal con más de 103 F/39 C).

Frecuencia respiratoria rápida (a menudo más de 60 respiraciones por minuto).

Revisa el becerro antes de hacer otra cosa para ver si respira rápidamente porque es indicador sensible de la neumonía.

El escuchar a los pulmones con un estetoscopio puede revelar sonidos de respiración ásperos.

La tos y la secreción del moco también son signos de neumonía. Sin embargo, esto puede ser un signo de ventilación pobre y aire “estancado”.

El becerro que tiene la tos sin fiebre o cualquier cambio en su frecuencia respiratoria a lo mejor sólo necesita estar al aire fresco, ¡sin antibióticos!

El sistema respiratorio de becerros lecheros es muy vulnerable

La neumonía es una infección que causa inflamación y daño a los pulmones de becerros.

Ocurre alrededor de 4 a 5 semanas de edad normalmente, también puede ocurrir en becerros más jóvenes y mayores.

Las rutas aéreas de becerros son relativamente angostas, así que se bloquean fácilmente.

Los pulmones de becerros tienen muchos segmentos, y cada segmento tiene un solo punto de entrada de las vías respiratorias. Si ese punto de entrada se bloquea, el segmento entero ya no funcionará.

Primero el becerro aumenta la producción del moco, el cual lo ayuda adestapar las vías respiratorias. Por eso los becerros a menudo tienen moco en las narices. Si el becerro no destapa lasvías respiratorias de esa forma, ya es lahora de actuar.

El éxito del tratamiento dependerá del diagnóstico y el tratamiento tempranos.

Gestionar el entorno del becerro

El aire húmedo, corrientes de aire, exposición a al frío o la humedad y cambios repentinos de la temperatura son factores de riesgo para la neumonía.

La acumulación de amoníaco u otros gases en el confinamiento del albergueirritan el tracto respiratorio del becerro,haciendo daño a los mecanismos de defensa contra la infección.

Otros factores que aumentan el riesgo de que el becerro contraiga la neumonía incluyen: el hacinamiento, el transporte, el destete y la exposición a agentes infecciosos por el contacto conotros becerros en corrales de grupo o el poner los becerros con animales mayores.

La neumonía es causada tanto por un medio ambiente y gestión pobres comopor la exposición a agentes infecciosos.

Los becerros con la neumonía crónica que no responden bien al tratamiento normalmente no se recuperan completamente, tienen aumentos de peso reducidos y no deben convertirse en remplazo para el rebaño lechero.

La defensa contra dos puñetazos de enfermedades

(Experto de gestión de becerros de Nueva York, Sam Leadley)

“El primer órgano que responde al estrés en los bovinos son los pulmones”, Leadley explica. “Si la diarrea y la deshidratación causan estrés en el animal, los pulmones también pueden ser afectados. Por eso la diarrea y la neumonía a menudo ocurren las dos a la vez”.

Si se dedica demasiada energía a la supervivencia, los becerros no tienen los recursos para crecer”, dice Leadley.“Las enfermedades respiratorias graves también pueden provocar dañospulmonares permanentes, dejando a los animales en malas condiciones”.

Los suplementos de metionina de cinc reducen la gravedad de desafíos respiratorios de virus y bacterias combinados juntos en las becerras de ganado vacuno.

Los becerros puestos a experimentos con el virus IBR (rhinotraqueítis infecciosa bovina) tendían a recuperarse de las enfermedades más rápidamente cuando se les administraba la metionina de cinc.

La tasa de morbosidad tiende a bajar para los becerros que consumen suplementos de metionina de cinc.