sitio web
Un protocolo para los electrólitos orales

Un protocolo para los electrólitos orales

Más del 50% de las muertes de terneros antes del destete se atribuyen a la deshidratación causada por la diarrea. Los terneros jóvenes tienen un 5-10% más de líquido corporal que los animales adultos. ¡El ternero promedio de 100 kg (45.5 lb) requiere 4.5 litros de agua al día! Los terneros con diarrea pueden requerir un 20-30% adicional de la ingesta diaria de agua para mantener las funciones corporales.

Establecer un protocolo

Las granjas deben tener un procedimiento operativo estándar para el tratamiento de la diarrea que incluya cuándo usar electrólitos orales, cuánto administrar y cualquier otro cuidado necesario. Capacita a los empleados para identificar la diarrea y las causas probables. 

La diarrea en los becerros recién nacidos suele deberse a 2 fuentes diferentes; la nutrición y los patógenos. La diarrea nutricional puede deberse a un cambio en la fuente, el volumen o la concentración de la leche. El clima, el transporte, la vacunación, el descornado o cualquier otro evento estresante también pueden causar diarrea nutricional. La diarrea nutricional es temporal y no se dañan las vellosidades intestinales; sin embargo, se puede producir tanta pérdida de agua y deshidratación como en un becerro que padece de diarrea patógena. Es importante vigilar de cerca a estos becerros y tratarlos según sea necesario.

En realidad, casi cualquier bacteria o virus que existe en la granja puede causar la diarrea patógena. Por lo general, los becerros tendrán signos de diarrea entre 1 y 3 semanas de edad.  Durante este período de tiempo, la inmunidad calostral está desapareciendo y el sistema inmunológico de los becerros aún tiene que aumentar y proporcionar una cobertura completa. Las causas comunes de diarrea patógena incluyen; rotavirus, coronavirus, E. Coli, salmonella y cryptosporidium. Consulta con tu veterinario para determinar con cuál patógeno es. Esto se puede hacer mediante un trabajo de cultivo o una estimación basada en los síntomas y la edad del becerro. Haga clic aquí para obtener una guía útil para comprender la diarrea.

La pérdida de agua en los becerros ocurre rápidamente. Todos los empleados deben poder identificar y tratar a los becerros enfermos de manera rápida y eficiente. Una opción es capacitar a los empleados para clasificar las heces en una escala del 1 al 5, siendo ideal un número menor.

Puntuación 1: heces normales, consistencia de pudín.

Puntuación 2: consistencia de yogur menos firme.

Puntuación 3: consistencia de almíbar, suelto, acuoso, con olor fuerte.  Se considera diarrea y requiere tratamiento.

Puntuación 4: consistencia del jugo de fruta con materia fecal aún presente. Requiere tratamiento.

Puntaje 5: consistencia de agua, sin materia fecal o con mucosidad y / o sangre. Definitivamente requiere tratamiento.

Cuánto hay que darle de comer

Por lo general, en la mayoría de las granjas, los becerros que reciben tratamientos con electrólitos orales reciben 2 cuartos de galón de electrólitos al mediodía, entre las tomas de leche.  Sin embargo, esto puede no ser suficiente, dependiendo de qué tan deshidratado esté el becerro.  Los becerros con una diarrea de 3, que no muestran otros signos de enfermedad, suelen estar deshidratados entre un 4 y un 5%. Los becerros con diarrea o diarrea de 4-5, y que también tienen ojos hundidos, piel carpa y depresión, suelen estar deshidratados en un 8% y pueden requerir una alimentación adicional de electrólitos. Los becerros que tienen signos más graves de deshidratación necesitarán líquidos por vía intravenosa. 

Se puede usar un cálculo simple para determinar el volumen de electrólitos necesarios. Primero, haz multiplicar el peso del becerro por el porcentaje de la deshidratación.

Un becerro de 100 libras que está deshidratado a un 4% : 100 X 0.04 = 4 libras de agua perdida
Un becerro de 100 libras que está deshidratado a un 8% : 100 X 0.08 = 8 libras de agua perdida

Un galón de agua pesa alrededor de 8 libras y un cuarto de agua pesa alrededor de 2 libras.  Divide la cantidad de agua perdida por 2 y esta es la cantidad de cuartos de galón de electrólitos que necesitará el becerro, además de la alimentación con leche. 

 Un becerro de 100 libras que está deshidratado a un 4% : necesita 2 cuartos de galón de electrólitos además de la leche.
Ternero de 100 libras que está deshidratado a un 8% : necesita 4 cuartos de galón de electrólitos además de la leche.

 

El mismo cálculo se puede hacer en métrico.

Un becerro de 45.5 kilos que está deshidratado a un 4% : 45.5 X 0.04 = 1.82 kg. de agua perdida
Un becerro de 45.5 kilos que está deshidratado a un 8% : 45.5 X 0.08 = 3.64 kg. de agua perdida

Un galón de agua pesa alrededor de 3.79 kilogramos y un litro de agua pesa alrededor de 1 kilogramo. Divide la cantidad del agua perdida por 1 y esta es la cantidad de litros de electrólitos que necesitará el becerro además de la alimentación con leche. Las cantidades se pueden redondear para facilitar la mezcla y la entrega.

Un becerro de 45.5 kilos que está deshidratado a un 4% : necesita alrededor de 1.82 litros de electrólitos, además de la leche.
Un becerro de 45.5 kilos que está deshidratado a un 8% : necesita alrededor de 3.64 litros de electrólitos, además de la leche.
 

Tenga en cuenta que algunos patógenos dañan las vellosidades intestinales, mientras que otros provocan una hipersecreción de agua en el tracto digestivo. Estas afecciones pueden provocar una disminución de la absorción de líquidos y, a menudo, parecerá que la diarrea está empeorando, cuando en realidad el tratamiento está funcionando. En situaciones como éstas, debe aumentarse la frecuencia del tratamiento con electrólitos. Si el becerro está a la alerta, activo y con ganas de comer, ahí va recuperándose.

Alimentación con leche durante el tratamiento con electrólitos

Una práctica común es retener la leche durante los períodos de tratamiento con electrólitos.  Sin embargo, los becerros necesitan suficiente energía para mantener su peso corporal, así como su sistema inmunológico, especialmente cuando están enfermos. Las soluciones de electrólitos no pueden proporcionar suficiente energía o proteína para el mantenimiento. 

Aunque el patógeno está dañando las vellosidades intestinales, en la mayoría de los casos, el intestino sigue siendo lo suficientemente funcional como para que el becerro continúe beneficiándose de la alimentación con leche. Estudios han demostrado que las puntuaciones fecales fueron similares y el peso corporal fue mayor para los becerros alimentados con leche durante el período de tratamiento con electrólitos. Una excepción puede ser cuando se trata de coronavirus. El coronavirus daña las células del intestino delgado, así como algunas de las células del colon, y destruye por completo las células de las vellosidades.  En este caso, sería mejor eliminar las tomas de leche para evitar inducir diarrea osmótica. La terapia con electrólitos debe ajustarse a tomas más frecuentes para reemplazar la leche. Las células de la cripta inmaduras reemplazarán las vellosidades dañadas en 48 horas y la leche se puede reintroducir gradualmente.

Es muy importante trabajar con su veterinario y determinar qué patógenos están en su granja para tratarlos.  Luego, se pueden tomar medidas para establecer un protocolo para la terapia con electrólitos orales y cualquier otro tratamiento necesario. 

 

Escrito por: Mariah Gull, MS


Déjanos un comentario

Ten en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de su publicación.