sitio web
6 signos del bienestar de becerros: comprender las secreciones nasales

6 signos del bienestar de becerros: comprender las secreciones nasales

Las secreciones nasales son el resultado del drenaje de los conductos nasales. En días donde hace mucho calor, hay viento con mucho polvo en el aire, en respuesta a alérgenos o incluso cuando hace mucho frío, las fosas nasales pueden inflamarse y descargar el exceso de drenaje por la nariz, incluso si no hay infección.

Cuando los virus y las bacterias infectan los senos nasales, se produce un resfriado que no afecta los pulmones. Las secreciones nasales pueden ser claras, mucosas o de tipo pus. Si no hay fiebre, no uses antibióticos y deja que la afección siga su curso.

Una nariz que moquea junto con la fiebre, la tos y la dificultad para respirar puede ser un signo de neumonía. Evalúa minuciosamente al animal y trabaja con tu veterinario para establecer un protocolo de tratamiento.

¿Qué es la neumonía?

La neumonía es una infección que causa inflamación en los pulmones.  Más comúnmente, esta condición surge en becerros de 4 a 5 semanas de edad, sin embargo, puede producirse en animales más jóvenes y mayores. Las vías respiratorias de los pulmones del becerro son relativamente estrechas y pueden bloquearse fácilmente. Los pulmones están muy segmentados y cada segmento solo tiene un punto de entrada a las vías respiratorias. Si un punto de entrada está bloqueado, todo el segmento ya no funcionará. El becerro producirá moco primero para ayudar a despejar las vías respiratorias. Eso ocasiona secreciones nasales a menudo y producirá una fiebre para combatir la infección.

La causa de la neumonía es similar a la del complejo Enfermedad respiratoria bovina (BRD por sus siglas en inglés). Los estresores ambientales, que resultan en un sistema inmunológico comprometido, producen una infección respiratoria viral inicial seguida de una infección bacteriana secundaria del tracto respiratorio inferior. La neumonía es la enfermedad menos diagnosticada, ya que muchos animales muestran pocos signos de esta enfermedad hasta que están demasiado enfermos.

La neumonía infecciosa es más común en los becerros que consumen con biberón que en los becerros criados con sus madres. También es un problema común en los becerros para producción de ternera. Los becerros criados en interiores a menudo tienen una mayor incidencia de enfermedades que los criados al aire libre. Los becerros que padecen neumonía tendrán menores tasas de ganancia, pueden experimentar daño pulmonar permanente, producir menos leche en la primera lactancia y es más probable que sean sacrificados del rebaño. 

Control y Prevención

La prevención de la neumonía puede ser difícil, sin embargo, un manejo definitivamente adecuado puede reducir la incidencia de la enfermedad.

  • Comienza por vacunar a las vacas unas 3-4 semanas antes del parto contra patógenos específicos que aparecen en su granja. Esto ayudará a desarrollar anticuerpos calostrales. Trabaja con tu veterinario para determinar qué vacunas son las más adecuadas.
  • Alimenta al becerro con un 5-6% de su peso corporal en calostro de alta calidad tan pronto como sea posible después del nacimiento.
  • Aloja a los becerros recién nacidos individualmente si es posible para prevenir la propagación de enfermedades.
  • Vacuna a los becerros contra los virus respiratorios de entre 3 y 4 semanas antes del parto después del destete. Cuando agrupa a los becerros antes del destete, consulta con tu veterinario acerca de la vacunación, ya que la vacunación temprana puede interferir con la inmunidad pasiva y la respuesta inmune activa.
  • Mantén el primer grupo de becerros a una cantidad pequeña (<10) y solo agrupa animales de edades similares.
  • Utiliza un control total al preparar el alojamiento de los becerros agrupados.
  • Ventilación adecuada para reducir los niveles de amoníaco y patógenos en el aire.

En algunos casos, la neumonía puede deberse a la aspiración de leche en lugar de una enfermedad infecciosa. Para asegurarse de que los becerros no desarrollen neumonía por aspiración, NO cortes los orificios de los pezones. Cuando se cortan los orificios de los pezones, el flujo de leche es demasiado rápido y no coincide con la velocidad de deglución. Luego, el becerro puede inhalar la leche, lo que puede provocar neumonía por aspiración. En lugar de cortar los pezones, agranda el orificio de ventilación para permitir una mayor entrada de aire en el biberón y mejorar el flujo de leche. 

También asegúrese de que el becerro pueda mamar el biberón cómodamente con la nariz debajo de los ojos. Cuando los becerros tienen que estirarse para alimentarse y levantar la nariz por encima de los ojos, la epiglotis que cubre la abertura de la tráquea se sale de lugar, lo que permite que la leche se derrame potencialmente en el tracto respiratorio. Ofrece biberones a un nivel que sea fácil de alcanzar para los becerros y coloca las cubetas de leche de forma suficientemente baja para permitir que los becerros lleguen al fondo de la cubeta sin pellizcar o atar sus cuellos. 

Mantenimiento de registros y evaluación

Es muy importante mantener buenos registros de observación y tratamiento. El mantener un registro de cualquier signo de enfermedad que pueda exhibir un animal ayudará a la detección temprana de la enfermedad. El mantener un registro de cualquier tratamiento administrado no solo es importante para rastrear los tiempos de retiro, sino también para identificar a los animales críticamente enfermos que necesitan ser sacrificados y evaluar el éxito del protocolo de tratamiento.

Trabaja en estricta colaboración con tu veterinario. Él puede ayudar con la capacitación de los empleados, la evaluación comparativa y cualquier ajuste a los protocolos que sea necesario realizar.

 

Escrito por: Mariah Gull, MS


Déjanos un comentario

Ten en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de su publicación.